lunes, junio 12, 2006

El alma y la víctima



Alguien ha dicho que un blog es el "alma cibernética" de un ser. Suena realmente grandilocuente, pero a lo mejor hasta es cierto.
Si sigo esa línea de razonamiento, he de suponer que este blog debe ser lo que queda de mi cuando lo físico, lo intelectual y lo sensorial han desaparecido. No estária de mas que se nos conociera exclusivamente por lo que hay de nosotros más allá de nosotros mismos, pero eso nos dejaría sin posibilidad alguna de escondernos -algo que, por otro lado, es una de las actividades que practicamos con mayor asiduidad y eficacia en nuestros días. Me refiero a escondernos, no a tener alma-.
Si los bellos no pudieran recurrir a sus belleza; si los inteligentes no fueran capaces de desembolverse en su conocimiento; si los constantes no obtuvieran fruto de su insistencia o los necios fueron incapaces de medrar en su propia necedad, es posible que llegáramos al igualitarismo más absoluto, es posible que recuperarmos lo único que todos compartimos: el instinto.
Si, el instinto, esa condición animal tan denostada que ahora pasamos por el tamiz de la pasión, de la belleza y de la inteligencia. Esa forma de concimiento que hemos convertido en un arcano y que ahora utilizamos a conveniencia, después de dotarla de unas cualidades casi mágicas.
No me refiero al falso instinto que hace que funcione el supuesto "sexto sentido" en el que se refugían algunas mujeres para llevar a cabo sus incongruencias, ni en el "instito asesino" tras el que se parapetan algunos hombres, trepadores y traidores, para ejercer sus artimañas en busca del poder y la gloria.
No me refiero a los "relojes biológicos" ni a los "instintos de supervivencia" tras los que disfrazamos algo que no es otra cosa más que egoismo en estado más o menos puro. Me refiero al instinto puro y duro.
Ese instinto sólo tiene una ley, sólo conoce una forma de actuación. Tiene muchas manifestaciones, infinidad de expresiones, incontables acciones. Pero todas ellas articulan una sola ley, una sóla medida de actuación: La especie es intocable.
Es el sentido por el cual unos se reconocen a otros más allá de sus apariencias, de su olor, de su situación o de sus condiciones. El instinto permite que un angel de seda abrace a un angel de acero porque le considera su hermano.
Si el hombre y la mujer fueran animales, su instinto les impediría atacar, agredir, golpear, humillar, destruir, conturbar, explotar, oprimir, asesinar y masacrar a otros hombres. Si la humanidad fuera una manada animal tendría alma.
Pero claro, yo se poco de almas. Se supone que los demonios no la tienen.
Claro, que también se supone que no escriben blogs.
.
.
.
Mamá, de mayor quiero ser víctima
Este fin de semana nos lo hemos pasado sometidos al imperio del deporte y del víctimismo. Que nos acostumbremos al primero con eso de que Alonso gana, Nadal gana, Unicaja pierde, Pedrosa gana y todos nuestros héroes deportivos se empeñan en acumular triunfos es algo pasajero e inocuo. Lo que realmente es preocupante es que nos impongan la existencia del segundo.
El último baluarte mediático del que fuera aparato de poder incuestionable y con poca costumbre de ser cuestionado durante ocho años, es decir, el Partido Popular, se ha lanzado a una campaña sin precedentes contra la negociación que el gobierno socialista ha anunciado con el brazo político de ETA.
Eso no sería sorprendente, como tampoco lo será cuando los miembros del PP empiezen a recorrer España, su España -porque España es suya, no lo olvidemos- lanzando invectivas a diestro y siniestro contra esa negociación.
Lo que resulta sorprendente es el imperio del victimismo que se pretende imponer y como la Asociación de Víctimas del Terrorismo está realizando la utilización más artera y repulsiva que se puede hacer de haber sufrido un atentado.
Todo ello supone hacerse algunas preguntas que, por políticamente incorrectas, probablemente no se expresen: ¿En que se diferencia un muerto de otro? ¿Quien confiere rango a las muertes? ¿En que consiste ser víctima del terrorismo?
Las respuestas, aunque evidentes, son menos politicamente correctas aún que las preguntas.
No existe difencia alguna entre un muerto y otro, siempre y cuando esa muerte no sea producto del devinir ineludible del paso de la vida o de la enfermedad. Un muerto a manos de ETA no es diferente de alguien que muere a manos de un asaltante en su chalet, de alguien asesinado en su propia casa por un marido o una mujer desequilibrado, de alguien que cae de un andamio o inhala las venenosas emanaciones del grisú por culpa de la negligencia de un empresario, de alguien que yace en el fondo del oceano, convertido en un monumento de algas y sal que solo ensalza la avaricia de aquellos que le sangraron bajo la promesa de traeerle a la tierra prometida donde de los ríos manan leche y miel.
¿Por qué entonces no hay una Asociación de víctimas de accidentes laborales, Una agrupación de víctimas de accidentes de tráfico provocados o una Hermandad de víctimas de la inmigración ilegal?
Quizás esas víctimas tengan que seguir con su vida, tengan que seguir con sus trabajos y tengan que seguir con su existencia porque nadie, pese a apoyarlas, se ha decidido a utilizarlas como bandera para nada. ¿Qué conseguirían esas agrupaciones? ¿Qué se prohibiera el tráfico rodado? ¿Que se aboliera la Ley de Extranjería? ¿Qué se impidiera a los irrresponsables ejercer de empresarios?
Sus objetivos serían tan utópicos que nadie podría utilizarlas para su provecho.
¿Que es lo que pretende entonces la AVT, que la hace tan útil y que la ha hecho radicalizarse hasta este punto?
Sus dirigentes pretenden entidad y presencia política por el mero hecho de que, la casualidad en muchos casos y sus convicciones en otros, les colocaron delante del cañón de la pistola de un terrorista.
Consideran que el Estado tiene una deuda con ellos y el Estado, aletargado por el estupor y el horror que durante años ha supuesto la actividad terrorista de ETA, ha llegado a creérselo.
¿Por que reciben indemnizaciones monetarias a cargo del Estado las víctimas del terrorismo y no las reciben las víctimas de las cada vez más numerosas bandas de crimen organizado o los que sufren accidentes laborales a causa de la negligencia asesina de sus empleadores? ¿Por qué la fiscalia del Estado ejerce la acusación en todos los casos de terrorismo o de la mal llamada violencia de género y no en los juicios por muerte en accidentes de tráfico con conducción temeraría?
La respuesta, una vez más, es simple y tiene una doble vertiente: porque no hay un rédito político en esas muertes y porque nadie que muere o sufre por esas causas ha hecho de su condición de víctima algo profesional.
Sólo para que conste porque parece que nadie lo quiere decir. La mayoría, la inmensa mayoría, de las víctimas del terrorismo están muertas. Forma parte de su condición de víctimas. Si ETA no hubiera matado a nadie en los últimos treinta años ahora no estaríamos en estas.
Y esto viene al caso porque la AVT no está, obviamente, formada por esos cadáveres ni por mediums que están en constante contacto con ellos. Está mayoritariamente formada por personas y familiares que, tras ocho años de manipulación, tras veinte años de constante y continuo recuerdo de sus muertos, sólo están pidiendo una cosa. Los que comandan esa asociación, ya sea en la luz o en la sombra, han olvidado el grito poético de "pido la paz y la palabra" y se han refugiado en el sentimiento fuenteovejunesco del "venganza, vive Dios, venganza".
Y claman por una ley del talión encubierta en la que la sangre sólo se puede cubrir con sangre; por una apuesta que, en el caso de ser deportiva, el otro imperio que nos ha sacudido este fin de semana, se resumiría en la frase de menottista por excelencia "Adelante, cubran todos los espacios, ¡Solo la victoria interesa!"
Y eso es lo que intentan hacer. Sabiamente dirigidos por aquellos que usan politicamente su perpetuo dolor -algo a lo que no tienen derecho, según parece, los familiares de otro tipo de asesinados- , intentan lograr la victoria y cubrir todos los espacios que puedan llevar a una salida diferente a un conflicto que desangra el suelo vasco desde hace varias generaciones.
Y como muestra un botón.
Este fin de semna se han lanzado a la calle -con la imponente covertura mediática de Telemadrid y otros medios afines- llamando a todos a la "desobediencia civil". Cómo diría Heilein :"Cuando me volví hacia atrás me di cuenta de que mis huestes estaban haciendo aquello que se supone que habían venido a combatir".
¿Como se puede pedir que la Kale Borroka sea considerada terrorismo y a la vez llamar a la "desobediencia civil"? ¿Es que lo que no vale para los independentistas, vale para los defensores de las víctimas?
Lo cual nos introduce en otro concepto más que preocupante, casi esotérico. ¿Cómo se defiende a las víctimas? ¿De qué se las defiende?
La mayor parte de las víctimas de ETA han sido reconocidas desde el principio al menos como inocentes que no deberían haber muerto y en la mayoría de los casos -algunas engrandecidas comprensiblemente- como personas que han muerto a causa de sus ideas o, mejor dicho, a causa de no compartir las respetables ideas de otros, que se comportaban como locos furiosos para imponerlas.
Entonces, la memoria de las víctimas ya está a salvo. Ya está defendida. Nunca se consideró que una vícitma de ETA se mereciera morir -salvo en el caso del Comandante Carrero Blanco, al que, por cierto, este fin de semana Telemadrid presentó casi como un estadista, en lugar de como un militar destinado a perpertuar una dictadura militar ilegal, que era lo que realmente era-. Ninguna víctima de ETA ha sido considerada un criminal ni nada por el estilo. Luego su memoria no tiene porque ser rehabilitada.
¿Se las defienede entonces del olvido? Puede ser, pero el recuerdo, es eso, un recuerdo. No se puede sacrificar el futuro en aras de recordar el pasado. No se puede poner en peligo la existencia de un niño para poder decirle señalando al televisor: "mira hijo, esos mataron a tu abuelo o a tu abuela. Son malos, hay que acabar con ellos" y perpetuar un ciclo de odio y venganza que no tiene fin. Ya hemos vivido una guerra civil y cincuenta años de odio. Deberíamos aprender de ello.
Los japoneses mataron en dos meses a cien mil personas en Nanking y los chinos, aunque los recuerdan, no dejaron por ello de firmar la paz con los nipones; los estadounidenses mataron a seis mil civiles en Mai Lai, Dannan y otras "acciones terroristas militares" y no por ello Vietnam dejó de sentarse a hablar con ellos al final de la guerra de Vietnam.
Si los ejemplos no les parecen adecuados miren a Palestina, a Irlanda, a Corcega, o a Filipinas y verán como Unionistas, independentistas irlandeses, tamiles, corsos o palestinos e incluo, en ocasiones, israelíes, intentan construir su futuro sin paralizarlo por el recuerdo de sus incontables víctimas. El futuro es lo importante. La venganza del españolismo debería esperar. Quizás para siempre.
Algunos dirán que la AVT no es españolismo y que es sólo gente que quiere ver como ETA es derrotada y los responsables de la muerte de sus familiares son encarcelados.
De ser así, tendrían una motivación justa, pero yo me permito dudarlo
He visto como solicitan justicia -en contra de toda esperanza- las madres de la Plaza de Mayo, los familiares de desparecidos en Chile, las víctimas de la represión china en Tibet o de la represión turca en el Kurdistan.
Lo hacen con las fotografías de sus hijos, de sus esposas, de sus padres, de sus hermanos. Con las imágenes de sus desaperecidos y de sus muertos. En la manifestación de este fin de semana de la AVT yo sólo vi tremolar y enarbolar una cosa: banderas de España, un inmenso mar de banderas de España que sólo me mandaban un mensaje: "Caídos por Dios y por España ¡Presentes!".
Si eso es lo que quieren no lo van a tener. No son más españoles por haber sufrido en sus carnes la muerte a manos de un grupo terrorista. La memoria de las víctimas está a salvo, el recuerdo de las víctimas está a salvo. Los que hayan matado irán a la carcel y los que les hayan apoyado ideológicamente harán política, que es lo que se debe hacer para defender cualquier idea, incluso el independentismo.
Si todo este proceso lleva a que Euskadi se convierta en un estado federado, un estado libre asociado o, simplemente le hace independiente, sus muertos no habrán muerto en vano. Porque la mayoría de esos muertos no defendían la españolidad a ultranza, sino la democracia y la convivencia.
Y si Euskadi, al final, decide ser otra cosa de lo que es ahora, lo habrá decidido democráticamente. Ustedes se habrán quedado sin profesión de víctimas pero España y Euskadi, dentro o fuera de ella, vivirán en paz.
Gerardo Boneque

2 comentarios:

Armabot-0.6 dijo...

Sr.Boneque, no te deseo ningún mal. Pero si tal vez recibiera usted una carta de amenaza hacia sus hijas mientras el estado le ignora y desprecia tanto como ocurre con esta asociación hoy en día. O que tuvieras que contarle a tu hija parapléjica cómo se consiguió la paz gracias a la rendición. Entonces, tal vez, no lo vería de un modo tan bonito, pacifista y fríbolo.

Como he dicho, no te deseo mal. Sólo que reflexiones un poco antes de escribir esos posts demasiado largo.

¿No fue Francia la que se rindió gratuitamente frente al ejército Nazi hasta que las fuerzas aliadas los liberaron? ¿Hemos de admirarles por haber evitado ir a la guerra? Pregúnta a cualquier francés, que con lo choministas que son, no creo que sea la parte de su historia que más les guste...

Por otro lado, te recuerdo que tanto los odiados capullos (que los son) del PP como la COPE son los únicos que a día de hoy defienden tu dercho y el mío a trabajar y vivir dignamente en Cataluña y País Vasco.

El enemigo de mi enemigo es mi amigo (en ocasiones).

Pero es mejor hacerse el progre que admitir la realidad. Votar es un fastidio porque son todos unos farsantes, pero los ataques siempre van a los mismos. Así nos va. Spain is living a garrulation.

devilwritter dijo...

En respuesta a Armabot
Sr. Armabot. Gracias por no desearme ningún mal pero sólo te dire que cuando tu todavía ni siquiera sabías lo que era la Patrulla X yo perdí dos primos (Guardias Civiles) en un atentado de ETA en Madrid. Nunca he estado, ni yo ni nadie de mi familia, en la AVT. Nunca se llamó a mi tía ni a mi tío para que formaran parte de ella por el sencillo motivo de que no eran "de la cuerda".
Eran sindicalistas, eran de izquierdas y sobre todo no eran españolistas, como no lo soy yo.
Llevo mucho tiempo reflexionando sobre el tema. Probablemente mucho más que tu.
Armabot. No puede haber rendición porque no hay guerra.
Hay una banda de elementos que han decidido pegar tiros. No hay una guerra entre el independendentismo y el españolismo.
Por si no te queda claro, cualquiera tiene derecho a decir que quiere ser independiente y en Euskadi hay muchos más independentistas que lo dicen de forma pacífica que que lo dicen a tiros. Pasaté alguna vez por Euskadi y te darás cuenta. Yo lo he hecho.
Quizás serías tu el que debería pensarselo y conocer más las cosas, en lugar de vivirlas por la tele, antes de escribir esos comentarios tan resumidos.
Y entre las cosas que quizás deberías conocer está la historia. ¿Quienes eran los que defendían que su nación tenía derecho a existir y las otras no? ¿quienes eran los que defendían que Francia formaba parte de una realidad superior que debería estar unida bajo el mismo gobierno? Aprende al go de historia antes de equiparar a nadie con los nazis porque en este momento tus nuevos aliados políticos están defendiendo exactamente los mismos postulados de nación única bajo una sola bandera que expreso Hermman Goering.
Por otro lado, te recuerdo que el PP y la COPE defienden tu derecho a trabajar dignamente en Catalunya y Euskadi (según tu dices) porque eres blaco, español y católico. Preguntalés a los inmigrantes de este país si el PP y la COPE defienden también su derecho a trabajar dignamente en España.
Mis enemigos, por muy enemigos que sean entre ellos, siguen siendo mis enemigos.
Lo fácil es decir lo politicamente correcto, politizar a las víctimas y convertir esto en una lucha entre el nacionalismo español -que si tiene derecho a existir- y el nacionalismo vasco -que no tiene derecho a hacerlo-.
Si lo que quieres es guerra y venganza te sugiero que cojas un zetme y te lies a tiros. En cualquier caso, sería curioso que hubieras estado en contra de la guerra de Irak y formaras parte del glorioso ejercito de defensa españolista en Euskadi.
Te deseo buena suerte en tu alistamiento en el ejercito de los que van a Irak, Afganistan o Israel a derrotar militarmente hasta su rendidicón a otros que tambien matan para conseguir sus objetivos políticos y económicos porque, alguien tiene que enfrentarse, derrotar y rendir a ejército de los Estados Unidos de América. ¿O no?
La coherencia no es un derecho. Es una obligación.
Quizás por eso he votado en todas las elecciones y escribo posts tan largos.

Lo pensado y lo escrito

Real Time Analytics