viernes, diciembre 07, 2012

Cabo y Educación castigan el pecado de Montserrat

Hay ocasiones en las que uno se encuentra a un milímetro escaso de arrojar la toalla en su intento de comprender el mundo, o al menos esa parte del mundo que nosotros llamamos civilización Occidental Atlántica. Y sobre todo de la parte hispana y su gobierno. 
Hay momentos en los que estás por retirar los dedos del teclado y decir: "Vale, lo habéis logrado, esto no tiene ningún sentido para mí".
Y cuando te desayunas con el diario Las Provincias -sí, la prensa regional también existe, no es una leyenda urbana- y lees: "tras varias reuniones el director general de Educación, Jorge Cabo, se ha comprometido a ampliar las plazas de dos autobuses escolares de la localidad de Alginet", es uno de eso momentos de infinita incomprensión.
De modo que unas madres y padres de Montserrat llevan meses pidiendo una recuperación -que no ampliación- del transporte escolar para el colegio Evaristo Calatayud, se han encerrado, se han manifestado, se han reunido, han escrito cartas prácticamente a todo el mundo menos a Santa Claus para pedir ese transporte y se les niega.
la Conselleria de Educación da los argumentos más peregrinos, las termina obligando a hacer rifas, organizar partidos benéficos y exhibirse en un calendario sensual para costearse ese transporte y luego de repente accede a ello en otra localidad sin tener en cuenta eso de "no se le puede dar a todas las localidades", ni lo otro de "supondría un agravio".
Pero en ese momento, cuando estás a punto de no entender, de darte por vencido a la hora de entender la mente de los que toman las dos decisiones, que este caso es el mismo, el cada vez menos honorable señor Jorge Cabo, la luz se hace en tus pobres entendederas.
Alginet está gobernado por el BLOC, mientras que Montserrat está gobernado por el PSPV. Y puede parecer que para el Partido Popular es lo mismo, que ninguno son de los suyos y que ninguno merecería su aprobación y por tanto su atención. Pero el PSPV siempre será peor que el BLOC, siempre serán los antagonistas tal y como el PP percibe la política en términos de bipartidismo maniqueo de buenos y malos.
Al enemigo ni agua Y mucho menos transporte escolar.
Y además del pecado inconfesable de vivir en un municipio regido por el enemigo a abatir -que no a batir- , las madres de Monserrat, los padres de Montserrat y toda la comunidad educativa del Evaristo Calatayud ha cometido otro mucho menos venial, mucho más imperdonable.
No sé ni me importa si las madres de ese centro de enseñanza valenciano votaron al PP, al PSPV, a BLOC o a la Iniciativa por la Independencia de Montserrat y su adhesión a los Estados Unidos de América como Quincuagésimo Segundo Estado de la Unión pero, para aquellos que han hecho de su ideología una fe evangélica y de su gobierno un ejercicio de permanencia en el poder, han cometido el pecado de dar un paso adelante y dejar a Cabo, Catalá y la política educativa del PP en fuera de juego.
Y eso es algo que no se les va a perdonar.
Sus demandas públicas, su inteligencia a la hora de lograr repercusión en los medios, su capacidad de constante lucha y enfrentamiento a una norma alterada de forma torticera y manipulada en beneficio de las arcas del gobierno valenciano ha puesto al descubierto demasiadas cosas.
Tal como Cabo, Catalá y el PP en general entienden el poder, concederles su justa demanda después de todo eso sería claudicar, sería demostrar debilidad, sería reconocer que estaban equivocados y sobre todo sería hincar la rodilla en el suelo para reconocer algo que pretenden ignorar: que su función es servir, no imponer una ideología, que su trabajo es solucionar problemas, no crearlos, que su compromiso es asistir y proteger a los ciudadanos y usar los presupuestos de su gobierno para ello, no mantener y salvar entidades bancarias en quiebra con el dinero de los contribuyentes.
Y así, cada vez que un ciudadano vea una de las bellezas sensuales que jalonan el calendario se acordarán de eso, cada vez que un internauta lea una pancarta en la espalda de un padre sobre los barracones o el autobús, acudirá eso a su memoria, cada vez que alguien contemple una manifestación en Montserrat, un recorrido de la ruta del despilfarro o cualquier otra acción de las madres de Montserrat sabrán que hay un motivo para luchar, que el enemigo es el gobierno que no te da lo que es tuyo por derecho y que ni la Conselleria, ni la Generalitat, ni Moncloa, nos dejan otro camino.
Y si se les da el autobús, además se enviará el mensaje de que se puede ganar. Y eso sí que no. El ciudadano no puede tener razón en contra de las administraciones, la sociedad no puede estar por encima del Gobierno y el poder. No el mundo que quiere construir el Partido Popular en España.
Si hubieran llegado en silencio ante Catalá, esgrimiendo entre sus blancos dientes sus carnés de militancia al PP el problema ya se habría resuelto sin ruido, perjudicando si hacía falta a otros menos afines, y tendrían el transporte asegurado.
http://www.calendariosolidarioautobus.com
Si hubieran exhibido sus poses sensuales una a una y en la privacidad íntima, fantasiosa y culpable del despacho o la casa de fin de semana de Cabo, es más que probable que pudieran enviar a sus vástagos al colegio en helicóptero y con la escolta militar de dos cazas Eurofighter de la Armada Española completamente armados.
Pero han luchado y luchan. En público y dando la cara, ante todos y ante todo. Solo hacen eso. Nada más y nada menos que eso.
No suplican, no imploran, no sobornan, no corrompen, no proponen cohechos, no se arrastran, no se prostituyen. No hacen nada de lo que los ejecutores del Gobierno Valenciano del PP consideran que son las formas permisibles de reclamar las migajas de su poder por parte de la ciudadanía.
Simplemente luchan.
Por eso Montserrat, el Evaristo Calatayud, sus madres, sus padres y sus alumnos siguen sin los autobuses que necesitan aunque a otros se lo den.
Por eso, aunque la Cabo, Catalá, la Conselleria, La Generalitat, Fabra o el mismísimo Rajoy pongan todo su empeño en derrotarles,  no van a conseguir que no lo tengan.

4 comentarios:

Yolanda Peiró dijo...

Reitero el agradecimiento en nombre de todas las Mamas de Montserrat.
Lo cierto es que leer tus palabras nos anima a seguir adelante porque nos haces ver que nuestros esfuerzos no caen en saco roto.
Estoy segura de que hemos tocado alguna fibra y quieren castigarnos, pero están confundidos, cada vez que vemos una noticia como ésta de Alginet entendemos menos porque a nosotras no, y así todo lo que van ha conseguir es que luchemos con más fuerza y se nos ocurran nuevas ideas de protesta, hoy precisamente se nos han ocurrido 2.
Y lo que van a conseguir es que no paremos hasta conseguir nuestro objetivo.

J. Julián Calvo. dijo...

Estoy por decir que es el artículo que más me ha gustado de todos (muchos) los que has dedicado a nuestra lucha. Y es bastante decir, porque los demás son buenísimos también.
No sabes cómo te estamos de agradecidos.

Anónimo dijo...

El problema no solo lo tiene montserrat en Valencia tambien lo tenemos y eso que gobierna el PP. Las pedanias de Valencia no han conseguido nada y nos hemos movilizado incluso con diputados nacionales. En nuestro caso hay niños que el colegio mas cercano esta a 10 km. A nosotros porque tambien nos castigan?

devilwritter dijo...

Supongo que forma parte del paquete de insolidaridad, y desinterés general del gobierno del PP en Valencia y en toda España
O porque echando cuentas todos vuestros votos no poen en peligro su mayoría absoluta.
Hablo de Montserrat porque es el que más conozco, pero también me solidarizo con vosotros.
Sois tan luchadores y tan víctimas como ellos.
Un fuerte abrazo.

Lo pensado y lo escrito

Real Time Analytics