domingo, diciembre 30, 2012

De familias, iglesias, gobiernos, actos y palabras

Hay ocasiones en que la palabra está tan alejada del acto que apenas permite reconocer al segundo cuando se pronuncia la primera. Y ese es un defecto muy nuestro -también del resto del occidente atlántico, pero muy nuestro-.
 Mientras nuestros políticos se cargan sobre las espaldas los méritos de reunirse con los medios de comunicación -como si eso fuera un mérito y no una obligación- o nos piden solidaridad y compromiso para con una política, la suya, que no es ni solidaria ni comprometida, hay otros que van a lo suyo, que se dedican a lo que dicen que iban a hacer. A unificar palabra y acto.
Y en este caso, la palabra es familia y el acto... pues el acto es todo lo demás.
Aquí, en las tierras patrias, se reunirán en la sempiterna madrileña Plaza de Colón, con gualda y roja ondeando en los vientos y obispos en la tribuna, cientos, quizás miles de personas para celebrar un rito -religioso y católico, claro está- en favor de la familia. Pero eso es palabra.
Nuestro gobierno revisa y reconstruye la Ley del Aborto desde la sede del Ministerio de Justicia para defender a la familia, para potenciar la familia. Porque quien potencia el embarazo, potencia la familia, claro está. Pero eso es palabra.
Los adalides del Gobierno de Génova recurren una y otra vez a nuestro Tribunal Constitucional, manteniéndolo en eterna parálisis para recurrir la Ley del Matrimonio Gay, nuestros obispos castigan el concepto desde púlpitos y concatedrales -probablemente hoy también lo hagan- y los alcaldes de la cuerda conservadora ponen el grano de su absentismo e invisibilidad para este tipo de bodas. Y todo por defender la familia. Pero eso es palabra.
Y mientras, más allá de nuestras fronteras, aquí al lado, en esa tierra que no nos gusta mirar porque nos recuerda la revolución que no hicimos, la ilustración que desperdiciamos y la guillotina que no construimos, nadie habla de familia.
El Gobierno coloca un impuesto sobre las grandes fortunas -la mayor parte de ellas corporativas- que las gravará por encima de un baremo que para muchos es indecente y para otros no es menos indecente que el montante total de las fortunas gravadas.
Y además fija por presupuesto que lo recaudado de ese impuesto irá por obligación a Educación, Sanidad y Asuntos Sociales. Nadie habla de familia, pero eso es un acto.
El Tribunal Constitucional francés tumba la Ley de Hollande -al menos momentáneamente- no porque le importe que se graven mucho las grandes fortunas, no porque le parezca desproporcionado. Sino porque cree que puede haber un desajuste entre unas familias y otras a la hora del gravamen, dependiendo de cómo esté repartida la fortuna entre cada uno de sus miembros. Nadie habla de familia, ni siquiera de la de los ricos, pero es un acto.
El Gobierno francés rebaja los transportes públicos, mantiene la inversión en Educación y Sanidad, reduce de otros elementos del Gobierno, la Administración, la burocracia y el aparato del sistema, eleva las pensiones, aumenta la oferta pública de plazas en guarderías, fuerza a las empresas con determinado número de trabajadores a instalar y mantener guarderías dentro de sus emplazamientos, congela o reduce el IVA. 
Nadie habla de matrimonio gay, de aborto, ni de nada por el estilo. Nadie habla de familia. Pero, claro, esos son actos.
Y ¿cuál es la diferencia entre la eterna palabra, el verbo repetido hasta la saciedad por jerarcas purpurados ante altares y feligresías y el acto convencido del gobierno de aquí al lado?
Pues la diferencia está a quién va dirigido cada uno, en lo que realmente busca y en lo que espera conseguir.
Hoy, miles -quizás el mítico millón de todas nuestras concentraciones y manifestaciones- escucharán a jerarcas religiosos que no tienen familia, que no han creado una y que no la mantienen hablar de la familia. Hablarán de ella con muchos objetivos, pero ninguno de ellos tendrá nada que ver con lo que necesita, precisa o reclama la familia española de hoy en día, en los tiempos en los que la economía, mal planteada y peor ejecutada, nos llevó desde el cielo indolente a la miseria.
Quizás, solo quizás, yo esté equivocado y mientras sus prelados hablan de familia cristiana, de matrimonio gay, de aborto decorado, de religión impartida en la escuela y todo lo que ellos mantienen que está hecho y pensado en favor y en pro de la familia, las lenguas mitológicas del fuego celestial desciendan sobre las abigarradas frentes de los que los escuchan
Y se pregunten por qué un gobierno que dice defender a la familia gasta un centenar de millones de euros en cada comunidad autónoma en impartir en centros de enseñanza una materia que podía aprenderse sin coste en cada casa o parroquia mientras obliga a padres y madres que sobreviven con el agua al cuello a pagar de su bolsillo el transporte, los libros de texto y el comedor escolar de sus vástagos, poniendo a esas familias que dicen defender en situaciones económicas que son insostenibles.
Y se cuestionen el motivo que lleva a un Gobierno que dice defender a la familia a preferir subir los impuestos a todos los que compran con el IVA, a todos los que trabajan con el IRPF, a todos los que comercian con el de Sociedades, haciendo que las familias de todas esas gentes estén mucho peor, antes que cobrarle el IBI a los jerarcas eclesiales por todas sus propiedades o que a eliminar por fin los beneficios tributarios o las ayudas directas a toda confesión.
Quizás, arrebolada por ese hipotético milagro del don de lenguas, la fervorosa multitud que pide, reza y ora por la familia encuentre un lugar en sus mentes para preguntarse por qué el mismo Gobierno que dice defenderla poniendo obstáculos continuos al matrimonio y las adopciones de gais, se dedica a permitir desahucios a diestra y a siniestra que dejan en la calle a familias enteras con el único propósito de que los mismos banqueros que hundieron sus entidades puedan recuperar los pisos y quitarse el tóxico de sus balances pasando el futuro y la desesperación de esas familias a los activos de ese banco malo que se lo compra todo.
Tal vez, si ese milagro del pentecostés social se produce en este mediodía de domingo de ritos y rezos por la familia, se pregunten por qué sus ínclitos purpurados defienden a ultranza a este inquilino de Moncloa por maquillar el aborto y costear los sueldos de sus profesores de religión y sacerdotes, mientras mandan callar a un buen puñado de curas que criticar al gobierno que nos hemos buscado por aumentar la miseria a pasos agigantados, no apoyan a obispos que se escapan de la foto de grupo y boicotean desahucios o exigen a sus superiores que destinen mucha más dinero a Cáritas y la ayuda social y menos a macro botellones de rezos y de fe como el de este mañana.
O por qué sus jerarquías tan acostumbradas a meterse en leyes y política, callan ahora cuando las medidas del Gobierno que ha recuperado la religión en los colegios están destruyendo el tejido social y asistencial de todo un país y, por ende, atacando de frente a sus familias.
Quizás se produzca el milagro de que en lugar de bajar la mirada contrita hacia los suelos o elevarla trémula y arrebatada hacia los cielos, simplemente la fijen en el frente y descubran en el reflejo del país vecino que no dice defender a la familia como son y han de ser las acciones y actos que de hecho la defiendan.
Aunque no crean en su dios como principio y tengan religión en sus escuelas, ni le paguen el sueldo a sacerdotes, ni prohíban casarse a los homosexuales ni decoren las normas del aborto.
Pero como mi endemoniada increencia me impide confiar en los milagros por muchos prelados que se junten en un sitio, quizás sea posible que hagan otra cosa más práctica.
Que, mientras esperan que todo se organice, echen un vistazo a las páginas del BOE y los boletines oficiales de las Comunidades que están bajo la férula del recorte inconsciente del PP.
Y que busquen en ellas cuantas ayudas, aportaciones, subvenciones o dadivas del PP recibiría una familia compuesta por una adolescente que se quedó embarazada de un padre que desapareció sin hacerse cargo del mantenimiento de su vástago y que reside, desahuciada y sin casa, en un corral abandonado, acompañada por un hombre que se intenta hacer cargo del pequeño, aunque no es hijo suyo y no tiene relación parental alguna con el crío.
Que analicen cuantas subvenciones recibiría la unidad familiar cuando el hijo, algo más crecidito, abandonará el seno familiar para formar una especie de comuna y fuera saludado y besado en los labios por su primo, alguien que bordea la esquizofrenia pero sin apoyo sanitario gratuito ninguno y que pasea semidesnudo por las laderas de un río.
O cuantas subvenciones podría solicitar para, en plena furia anticlerical, emprenderla a golpes y latigazos contra las jerarquías, mientras su madre y los hijos de su segundo matrimonio -uno de ellos de nombre Juan y adicto a los psicotrópicos que crecen en la isla de Patmos- le siguen por doquier pidiéndole que regrese al hogar.
Y cuando se den cuenta de que ni el Gobierno del PP apoyaría en nada a esa familia, ni los jerarcas de su iglesia querrían saber nada de ella como modelo de familia cristiana, que miren al belén.
Porque, diga lo que diga el obispo, el papá o toda la curia purpurada vaticana, con mula y buey o sin ellos, el belén representa a ese tipo y modelo de familia y no a ninguna otra que el clero hispano quiera seguir defendiendo de palabra y sin actos.

No hay comentarios:

Etiquetas

actualidad (1293) sociedad (714) España (694) noticias (610) pensamiento (576) política (440) Gobierno (300) internacional (287) Partido Popular (227) recortes (226) crisis (210) economía (168) educación (157) democracia (141) terrorismo (123) igualdad (120) europa (116) justicia (114) corrupción (101) sanidad (98) Indignados (96) feminismo (92) salud (91) elecciones (87) personal (83) noticias iglesia (73) reforma laboral (73) Madrid (72) ciudadanía (70) mundo árabe (64) El occidente Incólume (63) yihadismo (62) PSOE (52) ETA (51) humor (51) literatura (50) maltrato (50) Euskadi (49) vida (48) bancos (47) huelga general (45) religión (44) empresa (43) futuro (43) Israel (42) guerra (41) Wert (40) represion (36) rescate bancario (36) relatos (35) Esperanza Aguirre (34) poesía (34) amor (33) historia (32) islamofobia (32) Cospedal (31) comunicación (31) soberanismo (30) Palestina (29) universidad (29) Podemos (28) AVT (27) Estados Unidos (27) Islam (27) Castilla La Mancha (26) Comunitat Valenciana (26) laicismo (26) Grecia (23) constitución (22) cristianofobia (21) Siria (20) desahucios (20) Aralar (19) Irán (19) egipto (19) Francia (18) 15M (17) China (17) Pablo Iglesias (17) actualidad Africa (17) Catalunya (16) pensiones (16) generación nini (15) Africa (14) antisemitismo (14) Irak (13) Ratzinger (13) Rusia (13) Telemadrid (12) policía (12) PNV (10) aborto (10) Berlusconi (9) Internet (9) Obama (9) Sarkozy (9) negociacion colectiva (9) túnez (9) ciencia (8) damasco (8) periodismo (8) televisión (8) 11M (7) Bildu (7) Castilla León (7) Ciudadanos (7) Dependencia (7) Manuela Carmena (7) Merkel (7) Oriente (7) fascismo (7) italia (7) monarquía (7) wikileaks (7) 11S (6) Chávez (6) Jordania (6) Libia (6) Madres de Montserrat (6) Papa Francisco (6) ciberguerra (6) infancia (6) latinoamérica (6) novela cyberpunk (6) sexo (6) venezuela (6) Brasil (5) arte (5) funcionarios (5) Excelencia (4) bioética (4) cine (4) ecologismo (4) energía nuclear (4) racismo (4) Asia (3) Cuba (3) Galicia (3) George Bush (3) Haití (3) Ucrania (3) Vivienda (3) Xunta de Galicia (3) argentina (3) controladores (3) Apartheid (2) Hungría (2) India (2) Irlanda (2) Japón (2) Turquía (2) Viajes (2) música (2) Andalucía (1) Arabia Saudí (1) Balcanes (1) Corea (1) Darai Lama (1) ERC (1) Guillermo (1) IU (1) Mandela (1) Paraguay (1) Strauss Kahn (1) conspiración (1) cólera (1) eminem (1) madres de mayo (1) rihana (1) sgae (1) spam (1) veganos (1)

Lo pensado y lo escrito

Real Time Analytics