viernes, abril 03, 2015

Cuando es una vergüenza que solo sea un fake

El gestor de la cuenta de Twitter de la Guardia Civil sube un cartel de una supuesta campaña contra la violencia domestica -yo prefiero dentro del entorno afectivo, pero eso es cosa mía- y se lía la marimorena. Las altas jerarquías de feminismo radical patrio se echan las manos a la cabeza y tras ellas todos aquellos que creen que el progresismo les obliga a apoyarlas en todo lo que dicen y hacen.
¿Qué decía el cartel?
"Cuando maltratas a un hombre, dejas de ser una Mujer" y el benemérito tuitero apostillaba en su comentario "Tolerancia cero hacia el maltrato en todas sus formas y variantes, DENUNCIA, no lleves la procesión por dentro".
¿Cual es el problema?
Dicen que equipara la violencia contra la mujer con la violencia contra el hombre.
Es que es equiparable. Los treinta y dos hombres muertos oficialmente a manos de sus parejas entre 2012 y 2014 tendrían mucho que decir al respecto. Claro que no pueden hacerlo porque están muertos. Muertos a manos de mujeres.
Pero no hablo de cifras. Hablo sobre todo de actitudes.
Si hay mujeres que piensan que pueden engañar y humillar pública o privadamente a sus parejas, riéndose de ellos a sus espaldas y manteniendo su relación solo por cuestiones de "intendencia" y no piensan que es maltratarles, el problema lo tienen ellas, no el tuitero de la Guardia Civil.
Si hay mujeres que piensan que enganchadas de su inseguridad pueden someter a sus parejas a un continuo acoso emocional con ataques de celos, gritos y broncas continuas, control de sus comunicaciones, injerencia en sus espacios privados y no son conscientes de que eso es un maltrato psicológico, el problema lo tienen ellas, no la cuenta de Twitter de la Benemérita.
Si hay mujeres que escudadas en "su compleja sensibilidad", mantienen en un baile emocional y afectivo constante a los hombres que las aman, usándoles como títeres, negándoles el respeto mínimo a un ser humano que supone decirles la verdad, ignorando el sufrimiento, el dolor y la humillación que les provocan y piensan que tienen derecho a ello y eso no es maltrato, el problema lo tienen ellas no el creador del fake que se subió a la cuenta del Instituto Armado.
Si hay mujeres que creen que en virtud de su necesidad de "autoestima" pueden engañar constantemente a sus parejas, tirarse a todo lo que se mueve y luego volver a casa como si nada ocurriera negándoles la dignidad y la posibilidad de elección sobre si quieren seguir conviviendo con alguien que les trata así y eso no supone maltratarles porque no se enteran, el problema lo tienen ellas, no el mensaje escrito en el fake.
Si hay mujeres que creen que es su potestad inalienable usar sus "armas de mujer" para someter a los hombres que las aman a chantajes sexuales o a promesas e insinuaciones de relaciones que nunca piensan consumar para tenerlos interesados y lograr sus fines y objetivos y piensan que eso no es maltrato, el problema lo tienen ellas, no los que creemos que el mensaje del fake es justo y necesario.
Si hay mujeres que creen que los gritos, las bofetadas, los engaños, las faltas de respeto, los desprecios, las manipulaciones, la culpabilización, el control, las mentiras y, en definitiva, todo lo que si les hicieran a ellas les provocaría dolor, humillación y sufrimiento son su "derecho de mujer" cuando ellas las ejercen contra los hombres y no es equiparable a cuando ellas lo sufren. El problema lo tenemos todos.
Que estén seguras que esas bisabuelas cuya memoria de mujer maltratada dicen defender se revolverán en sus tumbas y que las cincuenta mujeres muertas a por el maltrato de sus parejas el pasado año les escupirían en la cara si estuvieran vivas.
Porque a quien sufre el maltrato le importa un carajo el sexo de quien le maltrata. No iban a perdonarlas por ser mujeres.
Así que el problema no es que se haya colado un fake en la cuenta de Twitter de la Guardia Civil. El problema es que ese mensaje tenga que llegar a las redes en un fake.
Y quien lo vea de otra forma, por favor, que me lo intente explicar.


5 comentarios:

Anónimo dijo...

Enhorabuena por explicarlo tan bien.
Y gracias, muchas gracias.
Hacen falta más voces como esta. Últimamente parece que la percepción de esta gigantesca injusticia que constituye el feminismo de género se está haciendo más patente, gracias a escritos como este. Gracias en nombre de muchos varones sin voz.

Anónimo dijo...

Aún recuerdo, en un curso de pre-impresión que realice, como pidieron un cartel en representación del día en contra de la violencia de genero. Yo, desde la ignorancia (o quizás inocencia) que entendía el termino "violencia de genero" como la violencia de un género a otro, diseñe un cartel dividido en dos partes con un hombre y una mujer claramente perjudiciales con el mismo lema que aquí leo. Era un cartel limpio, sin ningún elemento malicioso ni con otra intención de mostrar una igualdad, y sin embargo no fue aceptado, suspendiendo el trabajo con la razón de que lo que buscaban era un cartel concienciando sobre la violencia hacia la mujer. Yo, confuso, reiteraba que se me había pedido un cartel para representar la injusticia de la violencia de género con el fin de alcanzar la igualdad y era lo que había hecho, ya que una mujer también puede violentar contra un hombre (como ya me ha pasado a mi), mas esos actos los calificaban de violencia y punto.

Rufino Gl dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Rufino Gl dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Rufino Gl dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.

Lo pensado y lo escrito

Real Time Analytics