miércoles, enero 30, 2013

Pregoneros, siervos y el mudo debate por Telemadrid

Que los actuales gobernantes de este país han iniciado un camino que nos retrotrae a tiempos pretéritos es algo que pocos están en condiciones de negar. Y por pretéritos no se refiere uno siquiera a esos tiempos en los que todo el mundo piensa cuando en España se habla del pasado, sino mucho antes. A esos tiempos en los que el trabajo te ligaba a la tierra y a una servidumbre de por vida sin futuro ni expectativa alguna de mejora.
Y claro si se quiere llevar a todos los ámbitos esa circunstancia para que unos generen riqueza y otros pocos, muy pocos, la disfruten, lo lógico es que se quiera hacer lo mismo con los medios de comunicación, que se les quiere revertir a otro momento, a un estadio anterior: a la servidumbre, a la dependencia absoluta de un poder que, aun en el siglo XXI se cree emanado de la voluntad divina, no de la popular, se cree en la disposición de no dar cuentas a nadie de sus actos, se cree en el derecho de hacer lo que haga falta para perpetuarse sine die.
Y por todo ello y porque los demás no están en ese juego, porque la sociedad ya no traga sin rechistar como antaño hiciera con el derecho divino de los reyes o con la servidumbre como como el orden natural de las cosas, hay que hacerlo en silencio, con el menor ruido posible.
Por eso no se debate, ni se debatirá el ERE de Telemadrid en la Asamblea de la Comunidad. Los representantes de aquellos a los que sirve o debería servir una televisión pública no podrán preguntar qué está pasando, cual es el motivo que lleva a despedir a novecientos trabajadores, qué criterios se han utilizado para incluirlos en el ERE o, lo que es más peligroso, qué criterio se ha seguido para no incluir a los que no se ha incluido.
Porque si alguien pregunta tendrán que explicar porque están dentro de la lista de despedidos miembros del comité de empresa mientras que otros, en situaciones laborales prácticamente idénticas se han mantenido en sus puestos, porqué un día después de los despidos ya estaban en condiciones de contratar -y pagar por ello una buena cantidad- alquilando todos esos servicios a Telefónica, porque se eliminan categorías enteras de puestos de trabajo que se contratan a terceros un día después del despido masivo.
Así que es mejor que no pregunten para no tener que contestar.
Es mucho mejor intentar acallar las continuas protestas de los trabajadores utilizando su recuperado tiempo de emisión para tildarlos de traidores, de agresores contra la empresa, para dar pábulo a todo tipo de falsas acusaciones contra ellos voceadas por supuestos expertos que intentan apagar con su discurso ideológico y radicas de apariencia mesurada el clamor de justicia de los gritos y manifestaciones de los trabajadores.
Hay que trabajar en silencio, sin hacer ruido, sin que la Asamblea arroje luz y envíe taquígrafos sobre las motivaciones de ese despido que no es otra cosa que una purga masiva, que una deportación a las tierras baldías del desempleo y la falta de recursos de todos aquellos que no quieren participar en la regresión a los tiempos serviles que los actuales inquilinos de Moncloa y sempiternos arrendatarios de la Casa de Correos tienen diseñada para nuestro país.
Y por eso no se puede debatir, no se puede hablar de ello. Es algo que no puede hacerse públicamente, aunque sea público y notorio, de lo que no puede discutirse, aunque todo el mundo hable de ello. Es una decisión tomada de la que solamente se susurra en los pasillos, se habla en voz baja en despachos cerrados, de la que nadie debe saber las formas ni mucho menos los fondos. Nadie se responsabiliza de ella, nadie la explica, nadie la defiende.
Algo tan viejo como los gulags soviéticos decididos en Lubianka, con los comisarios del régimen eligiendo sobre listas cirílicas quién embarca hacia el destierro y quién era fiel al partido; tan viejo como la expulsión de los judíos de España, con los inquisidores decidiendo qué judío se quedaba y se convertía a cambio de un buen precio y qué judío se marchaba. Tan antiguo como una crucifixión.
Por eso hay que callar, no hay que hablar de ello y cuando se habla hay que mentir o falsear el tono.
Por eso el portavoz adjunto del Grupo Parlamentario Popular en la Asamblea de Madrid, Álvaro González, se atreve a decir que "le preocupa Telemadrid".
Claro que le preocupa.
Le preocupa que se sepa a las claras que lo que se ha hecho en Telemadrid es mantener el sueldo de los amigos, de los adláteres y de los sicarios y cambiar el sueldo de todos los demás por el dinero que se gastará en beneficiar a otros adláteres, parientes y socios con adjudicaciones a dedo y contratos de servicios millonarios -como el que seguramente ya ha formado Telefónica-.
Le preocupa que un debate pueda dejar tan claro lo que ha hecho que los tribunales se lo paralicen, como hicieron con el ERE de la Televisión Valenciana, que se esfuercen y concentren en encontrar arbitrariedades -que las habrá a cascoporro-, que les saquen las vergüenzas, les encarezcan el coste de las deportaciones y les obliguen a dar explicaciones.
Claro que les preocupa.
No vaya a ser que, como ya pasa con la también dinamitada por influjo político TVE, el Consejo de Europa ponga sus ojos sobre ellos y les avise de que la injerencia política en los medios no es de recibo allende nuestras fronteras -salvo en los países como Bulgaria, Rumanía o Serbia o Ucrania, todos arrastrando los restos del más puro comunismo de corte estalinista, que curioso-, que Europa no ve bien que los gobiernos hagan siervos a sus ciudadanos y pregoneros a sus informadores.
Claro que les preocupa.
Porque si todo eso se sabe y queda claro -aunque ahora se intuya- Telemadrid, los fieles y leales que aún quedan allí, los colocados en puestos y cargos con sueldos millonarios que aún viven de ella, no podrán hacer el trabajo que se les ha encomendado.
Porque la propaganda cuando se sabe que es propaganda nunca surte el efecto deseado. Más bien es todo lo contrario.
Y para ellos Telemadrid solo puede y debe hacer propaganda. Ha de ser la pregonera de la servidumbre.

No hay comentarios:

Etiquetas

actualidad (1293) sociedad (714) España (694) noticias (610) pensamiento (576) política (440) Gobierno (300) internacional (287) Partido Popular (227) recortes (226) crisis (210) economía (168) educación (157) democracia (141) terrorismo (123) igualdad (120) europa (116) justicia (114) corrupción (101) sanidad (98) Indignados (96) feminismo (92) salud (91) elecciones (87) personal (83) noticias iglesia (73) reforma laboral (73) Madrid (72) ciudadanía (70) mundo árabe (64) El occidente Incólume (63) yihadismo (62) PSOE (52) ETA (51) humor (51) literatura (50) maltrato (50) Euskadi (49) vida (48) bancos (47) huelga general (45) religión (44) empresa (43) futuro (43) Israel (42) guerra (41) Wert (40) represion (36) rescate bancario (36) relatos (35) Esperanza Aguirre (34) poesía (34) amor (33) historia (32) islamofobia (32) Cospedal (31) comunicación (31) soberanismo (30) Palestina (29) universidad (29) Podemos (28) AVT (27) Estados Unidos (27) Islam (27) Castilla La Mancha (26) Comunitat Valenciana (26) laicismo (26) Grecia (23) constitución (22) cristianofobia (21) Siria (20) desahucios (20) Aralar (19) Irán (19) egipto (19) Francia (18) 15M (17) China (17) Pablo Iglesias (17) actualidad Africa (17) Catalunya (16) pensiones (16) generación nini (15) Africa (14) antisemitismo (14) Irak (13) Ratzinger (13) Rusia (13) Telemadrid (12) policía (12) PNV (10) aborto (10) Berlusconi (9) Internet (9) Obama (9) Sarkozy (9) negociacion colectiva (9) túnez (9) ciencia (8) damasco (8) periodismo (8) televisión (8) 11M (7) Bildu (7) Castilla León (7) Ciudadanos (7) Dependencia (7) Manuela Carmena (7) Merkel (7) Oriente (7) fascismo (7) italia (7) monarquía (7) wikileaks (7) 11S (6) Chávez (6) Jordania (6) Libia (6) Madres de Montserrat (6) Papa Francisco (6) ciberguerra (6) infancia (6) latinoamérica (6) novela cyberpunk (6) sexo (6) venezuela (6) Brasil (5) arte (5) funcionarios (5) Excelencia (4) bioética (4) cine (4) ecologismo (4) energía nuclear (4) racismo (4) Asia (3) Cuba (3) Galicia (3) George Bush (3) Haití (3) Ucrania (3) Vivienda (3) Xunta de Galicia (3) argentina (3) controladores (3) Apartheid (2) Hungría (2) India (2) Irlanda (2) Japón (2) Turquía (2) Viajes (2) música (2) Andalucía (1) Arabia Saudí (1) Balcanes (1) Corea (1) Darai Lama (1) ERC (1) Guillermo (1) IU (1) Mandela (1) Paraguay (1) Strauss Kahn (1) conspiración (1) cólera (1) eminem (1) madres de mayo (1) rihana (1) sgae (1) spam (1) veganos (1)

Lo pensado y lo escrito

Real Time Analytics