sábado, febrero 16, 2013

Un nuevo canal en Internet arranca el cuchillo que el Gobierno clavó en la espalda de Telemadrid

Parece mentira que con tanto llevarse a la boca aquellos de las oscuras conspiraciones contra su honorabilidad -siempre de otros, nunca de los suyos, claro- y de inquietantes conjuras secreta y solamente visibles por ellos que tienen a Bárcenas, sus papeles, a los sobrecogedores y a los financiadores de Génova, 13 en el disparadero, con esto de Telemadrid los chicos del Partido Popular hayan obviado los principios fundamentales del innoble arte de la conspiración.
Porque ahora, así como quien no quiere la cosa o más bien como quien en la cosa nada tiene que perder porque ya se lo han hecho perder todo, aquellos que han sido víctima de esa maquinación conspirativa al más puro estilo versallesco del Gobierno de la Comunidad de Madrid para asesinar Telemadrid van y deciden no darse por muertos, deciden no dejar de hacer aquello para lo que se prepararon, para lo que adquirieron experiencia y para lo que, en su origen, fueron contratados.
Resumiendo, informar y comunicar. Abren un canal de televisión on line y con ese simple hecho demuestran que por no saber, el PP madrileño ni siquiera sabe conspirar.
Porque no tuvieron en cuenta que para que exista una conspiración dos o más tienen que ponerse de acuerdo para real izarla. Ellos creyeron estar de acuerdo con los jueces y resulta que parece que no, ellos creyeron tener de su parte a las audiencias y eso ya está demostrado que tampoco y ellos creyeron que tenían de su parte a sus votantes, a aquellos que solamente querían escuchar las lindezas de su partido político, de aquellos a los que habían apoyado con sus sufragios y ahora resulta que las encuestas de intención de voto les dicen lo contrario.
Y sobre todo creían que iban a contar con la resignación de aquellos que perdían de sus puestos, con la aquiescencia de aquellos a los que se presentaba la situación como trágica y no deseada y eso no ha ocurrido.
De modo que, si no hay dos para llevarla adelante, por definición, una conspiración no puede salir bien.
Pero lo más importante es que pasaron por alto el hecho de que para que una conspiración funcione tiene que sea secreta, se tienen que ver los resultados, pero no lo orígenes, se tienen que percibir los efectos pero desconocer las identidades de los perpetradores.
pero su ERE masivo, su despido de 860 profesionales ha hecho que todo el mundo conozca la identidad de aquellos que quieren transformar un medio de comunicación público en una herramienta de propaganda sectaria e ideológica. 
Puede que eso funcionara -y lo estaba haciendo- mientras nadie sabía que se hacía a puerta cerrada, mientras los pasillos del ente autonómico estaban poblados de gente a la que no se dejaba informar, a la que no se permitía trabajar en libertad, a la que se le hacía elegir entre la supervivencia y la dignidad.
Pero el ERE ha abierto las puertas y ya no puede seguir funcionando. Porque ahora todo el mundo que mire el canal, todo el mundo que se encuentre con él en el occidental ejercicio del zapping compulsivo se dará cuenta de lo que pasa.
Solamente tendrá que ver lo que los profesionales que trabajaban en ese medio hacen en Internet para darse cuenta de lo que no les dejan hacer a los que se han quedado dentro de las puertas del esqueleto de lo que fuera Telemadrid.
Y claro, con la comparación, la manipulación no puede funcionar.
Pero lo que demuestra el nuevo canal on line que ponen en marcha los trabajadores acuchillados por la espalda por el Gobierno de la Comunidad de Madrid y aquellos que hacen de la adulación su herramienta principal de supervivencia es que fallaron en la base última de todo proceso conspirativo, en el axioma principal que desde los tiempos de Bruto y Casio rige este tipo de formas de moverse en las sombras. 
Parece mentira que ellos, tan aficionados a programar películas de época y de Imperio Romano pasarán alegremente por alto que para que una conspiración funcione la víctima tiene que morir. No basta con herirla, no basta con apartarla, no basta con desarmarla. Tiene que morir.
Y aunque ellos creyeron que lo habían conseguido, que su control político aseguraba la muerte del canal para poder sembrar en su cadáver la semilla de su aparato propagandístico, cometieron un error. Se equivocaron de espalda, dejaron a la víctima con vida.
Porque Telemadrid nunca fue ni será sus edificios, sus dirigentes, sus ejecutivos, sus equipos, sus vehículos, sus unidades móviles, sus controles o sus enlaces.
achicados los ojos del gobierno madrileño por la ceguera que les impide ver a las personas detrás de los números, a los seres humanos detrás de las organizaciones y a los votantes detrás de los sufragios, no se dio cuenta de que, hiciera lo que hiciera, dejaría con vida a los únicos que siempre fueron Telemadrid: aquellos que la hacían.
Ignoraron que cualquier organización humana es su esencia, no su cuerpo. Y esa esencia son siempre las personas.
Y ahora, por más fango que les echen encima los opinadores a sueldo, por más que intenten acallarles o que buscan subir el ruido de su propaganda para acallar el volumen de la información del nuevo canal, todo el mundo sabrá que intentaron  acabar con Telemadrid para hacer otra cosa.
Todos conocerán cual eran los motivos y cuál era el objetivo.
No hay nada como dejar con vida a una víctima para que una conspiración fracase. Es como dejar que el bueno de Julio se sacara el puñal de la espalada en las puertas del senado de Roma.
Y si no que se lo digan a Génova con Bárcenas y con Telemadrid.

No hay comentarios:

Etiquetas

actualidad (1293) sociedad (714) España (694) noticias (610) pensamiento (576) política (440) Gobierno (300) internacional (287) Partido Popular (227) recortes (226) crisis (210) economía (168) educación (157) democracia (141) terrorismo (123) igualdad (120) europa (116) justicia (114) corrupción (101) sanidad (98) Indignados (96) feminismo (92) salud (91) elecciones (87) personal (83) noticias iglesia (73) reforma laboral (73) Madrid (72) ciudadanía (70) mundo árabe (64) El occidente Incólume (63) yihadismo (62) PSOE (52) ETA (51) humor (51) literatura (50) maltrato (50) Euskadi (49) vida (48) bancos (47) huelga general (45) religión (44) empresa (43) futuro (43) Israel (42) guerra (41) Wert (40) represion (36) rescate bancario (36) relatos (35) Esperanza Aguirre (34) poesía (34) amor (33) historia (32) islamofobia (32) Cospedal (31) comunicación (31) soberanismo (30) Palestina (29) universidad (29) Podemos (28) AVT (27) Estados Unidos (27) Islam (27) Castilla La Mancha (26) Comunitat Valenciana (26) laicismo (26) Grecia (23) constitución (22) cristianofobia (21) Siria (20) desahucios (20) Aralar (19) Irán (19) egipto (19) Francia (18) 15M (17) China (17) Pablo Iglesias (17) actualidad Africa (17) Catalunya (16) pensiones (16) generación nini (15) Africa (14) antisemitismo (14) Irak (13) Ratzinger (13) Rusia (13) Telemadrid (12) policía (12) PNV (10) aborto (10) Berlusconi (9) Internet (9) Obama (9) Sarkozy (9) negociacion colectiva (9) túnez (9) ciencia (8) damasco (8) periodismo (8) televisión (8) 11M (7) Bildu (7) Castilla León (7) Ciudadanos (7) Dependencia (7) Manuela Carmena (7) Merkel (7) Oriente (7) fascismo (7) italia (7) monarquía (7) wikileaks (7) 11S (6) Chávez (6) Jordania (6) Libia (6) Madres de Montserrat (6) Papa Francisco (6) ciberguerra (6) infancia (6) latinoamérica (6) novela cyberpunk (6) sexo (6) venezuela (6) Brasil (5) arte (5) funcionarios (5) Excelencia (4) bioética (4) cine (4) ecologismo (4) energía nuclear (4) racismo (4) Asia (3) Cuba (3) Galicia (3) George Bush (3) Haití (3) Ucrania (3) Vivienda (3) Xunta de Galicia (3) argentina (3) controladores (3) Apartheid (2) Hungría (2) India (2) Irlanda (2) Japón (2) Turquía (2) Viajes (2) música (2) Andalucía (1) Arabia Saudí (1) Balcanes (1) Corea (1) Darai Lama (1) ERC (1) Guillermo (1) IU (1) Mandela (1) Paraguay (1) Strauss Kahn (1) conspiración (1) cólera (1) eminem (1) madres de mayo (1) rihana (1) sgae (1) spam (1) veganos (1)

Lo pensado y lo escrito

Real Time Analytics