lunes, noviembre 26, 2012

Jorge Cabo catea todas las materias en Montserrat


Parece que el ministro Wert y todos sus espejos, adláteres y validos en las distintas comunidades autónomas están decididos a reescribir todas las asignaturas de nuestro sistema educativo.
Hace unos días nos abocaron a recuperar los libros de historia cuando nos arrojaron a la miseria del Siglo de Oro español, obligando a las madres del colegio Evaristo Calatayud, de la localidad valenciana de Montserrat, a lanzarse al negocio de lo erótico festivo con un calendario para sufragar los autobuses que los recortes de la Consejería de Educación de la Generalitat Valenciana les habían quitado.
Ahora, con las excusas que dan para justificar algo que, si como dicen fuera justo y beneficioso para el conjunto de la población, no tendrían que justificar, nos obligan a replantearnos la geografía desde los tiempos de Cristóbal Colón.
Según el director general valenciano de Centros Docentes, Jorge Cabo, "Los requisitos para acceder a una beca de transporte escolar son los mismos del curso anterior y la distribución de los autobuses que se ha hecho este curso se ha ceñido a los requisitos legales para no crear diferencias con otras localidades".
Y así, en bruto, puede pasar, puede sonar plausible. Tenemos una imagen, la imagen que quiere dar Cabo. Una serie de familias insolidarias que no están dispuestas a renunciar a sus injustos privilegios en aras del bien común que, según ellos y todo el emporio ideológico genovés, suponen sus draconianos recortes en todo lo público.
Lo mismo que hicieron con los funcionarios, lo mismo que hicieron con los profesores, con el personal sanitario y con todo el que protesta porque ve su presente y su futuro caer  bajo la afilada hoja de la guadaña de sus recortes para salvar lo insalvable.
A lo mejor es que desean que funcionarias, policías, profesoras y enfermeras se sumen a lo de recaudar con calendarios  para poder cubrir sus más secretas fantasías eróticas.
Porque si repasas algo de la geografía del Levante español te das cuenta de que solamente esa puede ser la explicación.
Porque, cuando consultas el mapa de la zona, te das cuenta de que ningún pueblo, aldea, población, ciudad o urbe han aparecido de la nada en los alrededores. Ninguna tribu bárbara proveniente de las llanuras del Indo ha colocado sus tiendas en las cercanías de Montserrat. Los almogávares no han regresado, Jaime I no se ha levantado de la tumba para repoblar de nuevo los territorios arrancados a las taifas musulmanas.
Y si no hay una nueva población que se haya establecido en el tiempo récord de un año cerca de Montserrat ¿cómo es posible que el año pasado los autobuses no supusieran un agravio territorial para nadie y este año sí?, ¿cómo es posible que el servicio se diera el año pasado y este no?
Como el pobre de Cabo nota que eso de intentar jugar con la geografía no es del todo plausible porque esta tiende a cambiar muy lentamente, intenta reforzar su argumentación con algo de historia. Ya se sabe que se estudian juntas. Si es que se siguen estudiando tras la Ley Wert.
"Las líneas autorizadas se ajustaban a la normativa vigente, que es la misma del curso pasado".
Y de nuevo parece que con eso basta. Pero de nuevo solamente lo parece.
Porque un desliz de Cabo le condena al infierno de su propia manipulación, al averno de su insistente mentira, al Gehenna de sus propias palabras: "los alumnos que no tiene transporte escolar son los que no cumplen los criterios y requisitos para acceder a la beca, regulados por la Resolución de junio de 2012 de la Dirección General de Ordenación y Centros Docentes".
Lo malo que tiene la historia es que depende de las fechas y, en una historia tan inmediata como está, el error de fechas es imposible de eludir: Es imposible que los requisitos sean los mismos que los del año pasado si dependen de un decreto que se ha aprobado en 2012. ¿Para qué un decreto nuevo si no se modifican los criterios?
Y si se han modificado los criterios ¿cómo puede decir que es igual que el año pasado?
Así que, al suspenso en geografía política, se suma el suspenso en historia contemporánea y otro más en la optativa de retórica -que como eso depende de la cultura clásica, ya han decidido que no se estudie-.
 Y el hombre, agobiado, me temo por su cascada de cates cada vez que abre la boca, vuelve a la carga intentando aprobar por lo menos una. Tira de la geografía física para intentar aprobar la recuperación de la materia.
“Estos requisitos son ser estudiante de educación obligatoria, Primaria y Secundaria, y vivir a más de tres kilómetros del centro educativo".
Y entonces la remata. En historia, en física, en geografía, en matemáticas y en todo lo que se nos antoje.
Porque, sabiendo que la Deriva Continental y la Tectónica de Placas no han alejado ni desplazado en un solo año Montserrat de la posición geográfica que ocupaba el año pasado, nos vemos obligados a preguntarnos por qué el año pasado estaba a más de tres kilómetros de los hogares de los niños que ahora se han quedado sin autobús y este ejercicio no.
Y entonces es cuando descubrimos la mentira. Es cuando nos damos cuenta que los criterios sí han cambiado. Es cuando tenemos que señalar con el índice extendido y llamarle mentiroso: porque Cabo y Educación de la Generalitat han decidido hacer las mediciones de las distancias en línea recta.
Puede que Cabo faltara a clase el día que se explicaron los viajes de Colón, Magallanes y de Juan Sebastián el Cano y lo aprovechara para ir a apuntarse a las nuevas generaciones del PP; puede que el día que su profesor de física intentó meter en su mente las fórmulas teóricas del movimiento rectilíneo uniforme, él estuviera distraído intentando aprenderse de memoria la letra del himno de su amado partido.
Pero la física, las matemáticas, la geografía y la historia están en su contra.
El fiasco de Colón en el cálculo del tiempo que duraría su viaje se debió precisamente a que calculó las distancias a la India en línea recta. Estuvo a punto de morir a manos de sus tripulaciones porque no tuvo en cuenta la curvatura de la tierra en sus cálculos que aumentaba la distancia de forma casi exponencial. Y solo lo evitó porque América se puso en medio para salvarle la vida. Pero claro a él le acaban de decir que la tierra era redonda. Cabo no tiene esa excusa
El señor Director General debería saber que El Cano tardó tres años en circunnavegar el globo mientras que el primer intento aéreo tan solo llevó 175 días, debería saber que el actual récord marítimo está en cuarenta y cinco día mientras el aéreo se desgrana en horas minutos y segundos. Y ello porque unos van en línea recta por encima de la orografía y otros tienen que serpentear continuamente para atravesarla o eludirla.
Debería saber que la línea recta es la distancia más corta entre dos puntos pero que es imposible aplicarla en los trayectos a menos que vueles sobre la orografía del terreno.
A estas alturas del partido de excusas y explicaciones que intenta jugar Cabo, ya ha suspendido todo lo suspendible, incluyendo las matemáticas y la historia de la navegación. A menos que vaya introducir el revolucionario concepto de transporte escolar en helicóptero.
Sería triste -aunque no sorprendente.- que un director general de Centros Docentes tuviera tal cantidad de suspensos en asignaturas esenciales, así que solamente podemos interpretar otra cosa.
Que al cambiar el criterio a la imposible y absurda medición en línea recta sobre el mapa para la concesión de becas de transporte sabía perfectamente lo que ocurriría en Montserrat y en otros muchos sitios y quería que ocurriese.
Porque su partido, su ideología del recorte público y sus jefes políticos son mucho más importantes para él que su responsabilidad con la educación de los niños de su comunidad autónoma.
Puede que creyera que no se iba a notar. Pero nosotros lo notamos, las madres (y padres) de Montserrat lo notan y no existe en el globo, recorrido en línea “no recta” por el bueno de El Cano, nadie que no se dé cuenta.
Sus mentiras y explicaciones le convierten o en un necio que ha suspendido asignaturas básicas o en un manipulador corrompido por su propia necesidad de justificar lo injustificable. 
Podremos perdornarle que sea lo primero pero no vamos a consentirle que sea lo segundo.
¡Que elija! Este todavía es un país libre.

4 comentarios:

J. Julián Calvo. dijo...

Muchas gracias por volver a prestarnos atención.
La verdad es que el nivel político que tenemos es para llorar, pero a veces nos facilita las cosas. Ya dijimos en nuestra carta que nos lo ponía fácil. Sus mentiras son a la vez desmentidos. Impresionante.
No deja de tener mérito.
A este paso, pronto, cuando se teclee en Google: "Elogio de la estulticia", los resultados, en lugar de remitirnos a Erasmo, lo harán a un político español.

Eva Mª Casas dijo...

Hola como siempre me dejas sorprendida,enhorabuena otra vez por el escrito y gracias por el apoyo incondicional tuyo, nunca habia conocido una persona tan culta y a la vez tan tajante a la hora de expresarse, me das mucha paz interior cada vez que leo lo que escribes.De verdad eres muy GRANDE.

Yolanda Peiró dijo...

Muchas gracias por seguirnos y apoyarnos, ayuda muchísimo ver que no estamos solas en nuestro empeño y nos anima a seguir cada día luchando contra esta casta que se ha establecido entre nosotros para chuparnos la sangre, desde luego no lo van a conseguir, mañana tendremos más noticias.

devilwritter dijo...

Gracias a todos vosotros.
Os merecéis todo el apoyo por seguir empeñados en luchar.
Todos estamos tan orgullosos de vosotros y vosotras como lo estarán vuestros hijos cuando la vida y la edad les muestren lo que estáis haciendo por ellos.
Sois tan grandes como vuestra razón y vuestra perseverancia.
Un gran abrazo.

Lo pensado y lo escrito

Real Time Analytics