domingo, marzo 25, 2012

58 informes y un resultado para el posfeminismo (y3)


Y mientras aquí seguimos aplicando eso llamado el crisol de género que nos hace mirar exclusivamente una parte del problema, impidéndonos afrontar el remedio en toda su extensión, vamos a concluir.
La tercera y última oledada de los perdidos informes mundiales sobre la violencia afectiva en forma reflexiva y bidireccional acaba de salir del horno.


Y como siempre un poco del "home of the Braves" para comenzar
41.   Parenting and Violence Toward Self, Partners, and Others Among Inner-City Young Adults (LydiaO’Donnell, Ann Stueve y Athi Myint-U) (American Journal of Public Health, 2009, Vol. 99, Nº 12, págs. 2255-2260) - Estudio longitudinal basado en las declaraciones realizadas en 2005-2007 por una muestra de 990 jóvenes adultos constituida en 1995, cuando los entrevistados cursaban enseñanza secundaria, en el marco del Reach for Health Study de Nueva York. La edad media de los entrevistados fue de 23,5 años. El 19,2% de los hombres se declararon perpetradores de  violencia física contra sus parejas, en comparación con el 17.1% de las mujeres. (Estados Unidos, 2009)
42. Comparisons of Intimate Partner Violence Among Partners in Same-Sex and Opposite-Sex Relationships in the United States (John R. Blosnich y Robert M. Bossarte) (American Journal of Public Health, 2009, vol. 99, Nº 12, págs. 2182-2184) - Los datos analizados proceden de la encuesta del Behavioral Risk Factor Surveillance System (ediciones de 2005, 2006 y 2007) y corresponden a los 7.998 participantes que se declararon víctimas de violencia de pareja en esa encuesta. Dentro de ese grupo, que se desglosa por parejas heterosexuales y homosexuales, 88,8% de las mujeres se declararon víctimas de agresiones físicas perpetradas por sus parejas masculinas, y el 97,2% de los hombres se declararon víctimas de agresiones físicas perpetradas por sus parejas femeninas. (Estados Unidos, 2009)

Los canadienses a lo suyo, que ya tienen suficientes árboles como para no poder ver el bosque de sus problemas.
43.Early exposure to violence, domestic violence, attachment representations, and marital adjustment (Natacha Godbout, Donald G. Dutton, Yvan Lussier y Stéphane Sabourin) (Personal Relationships, 16 (2009), 365–384) - Estudio basado en una muestra de 315 hombres y 329 mujeres en relaciones estables de pareja durante los últimos siete años, como promedio. La muestra se constituyó mediante marcado telefónico aleatorio en la provincia canadiense de Quebec. El 31% de las mujeres y el 23% de los hombres se declararon perpetradores de violencia física contra sus parejas durante el año anterior. Los porcentajes de perpetración de violencia psicológica fueron del 86% para las mujeres y del 80% para los hombres. (Canadá, 2009)
¡Vaya, hombre! Si hasta en Ghana les da por hacer estudios. ¡Es que ya ni en África se respeta la cerrazón ideológica! ¡Dónde vamos a ir a parar!
44. Violent attitudes and mental health symptoms among mutually violent Ghanaian couples (Moisés Próspero, Peter Dwumah y Kwadwo Ofori-Dua) (Journal of Aggression, Conflict and Peace Research, 2009, vol. 1, nº 2, págs. 16-23) - Estudio basado en una muestra de 358 universitarios de Ghana (edad media, 27 años; 51% de mujeres) que durante el último año habían mantenido relaciones de pareja. Los hombres declaran mayores niveles de perpetración de violencia, pero no se aprecian diferencias significativas entre hombres y mujeres en las declaraciones sobre la violencia sufrida a manos de sus parejas (victimización) o sobre la utilización de comportamientos de control. (Ghana, 2009)

De vuelta a tierras estadounidenses
45.Drug Use and Intimate Partner Violence Among College Students: An In-Depth Exploration (Erin L. Nabors) (Journal of Interpersonal Violence, 2009, doi:10.1177/0886260509340543) - Estudio sobre la relación entre el consumo de drogas y las violencia de pareja, basado en los datos del Relationship Characteristics Study aplicado a una muestra de 1.938 universitarios de Florida en 2001. Tanto los niveles de consumo de drogas como de perpetración de violencia de pareja fueron similares para ambos sexos; más concretamente, el 31,6% de las alumnas y el el 27,8% de los alumnos habían agredido físicament a sus parejas durante los doce meses anteriores a la aplicación de la encuesta. (Estados Unidos, 2009)
46.  Intimate Partner Violence Perpetration Among College Students: The Role of Gender Role and Gendered Violence Attitudes (Erin L. Nabors y Jana L. Jasinski) (Feminist Criminology, 2009; vol. 4; nº 1; págs. 57-82) - Los datos utilizados en este proyecto proceden del Longitudinal Study of Violence Against Women: Victimization and Perpetration Among College Students in a State-Supported University in the United States, 1990-1995, aplicado a una muestra de 1.580 mujeres y 851 hombres, con cinco mediciones realizadas a lo largo de cuatro años. Se formularon dos preguntas sobre violencia leve (arrojar objetos, agarrar y empujar) y otras dos sobre violencia más grave (golpear y golpear con objetos). El 30% de las mujeres y el 18% de los hombres se declararon perpetradores de violencia contra sus parejas. Las autoras consideran que este mayor predominio de violencia femenina se debe a que sólo se midieron actos de violencia de poca gravedad. (Estados Unidos, 2009)
Este merece un breve comentario. Las autoras del estudio van un poco de lo mismo que las que sufrimos por aquí y deben pensar que pegar un puñetazo un hombre es grave y atizar con una espumadera de fibra de carbono comprada en la teletienda es leve cuando lo hace una mujer. Como manos blancas..., ya se sabe. Pero por lo menos respetan y presentan los datos.
47. Effects of Physical and Verbal Aggression, Depression, and Anxiety on Drinking Behavior of Married Partners: A Prospective and Retrospective Longitudinal Examination (Margaret K. Keiley, Peggy S. Keller, y Mona El-Sheikh) (Aggressive Behavior, Vol. 35, págs. 296–312 (2009)) - Los datos de este trabajo proceden de un estudio longitudinal aplicado a 195 parejas, casadas desde hacía 16 años, como promedio. Entre las dos fases del estudio transcurrió un intervalo de dos años y medio, y en ambas fases se aplicó el mismo cuestionario sobre consumo de alcohol, conflictos familiares y bienestar de los hijos. En lo que respecta a los conflictos familiares, se preguntó a ambos miembros de la pareja sobre la violencia de pareja perpetrada por ellos y por sus cónyuges durante el año inmediatamente anterior a la aplicación de la encuesta. Según los resultados globales cruzados, el 26% de las mujeres y el 14% de los hombres habían perpetrado violencia física contra sus parejas durante ese año. (Estados Unidos, 2009)

Si tenía que pasar ¡Hasta en Teheran, Allah Yafaslha, hasta en Teherán!
48. Exposure to Domestic Violence Between Parents: A Perspective From Tehran, Iran (Meroe Vameghi, Ali Feizzadeh, Arash Mirabzadeh y Golnaz Feizzadeh) (Journal of Interpersonal Violence, 2009, doi:10.1177/0886260509340532) - Estudio aplicado a 1.495 alumnos de enseñanza secundaria (curso escolar de 2005-2006, 47'2% de chicas, edad media: 16,1 años) para determinar la violencia interparental presenciada a lo largo de su vida. Casi el doble de chicas que de chicos declararon haber presenciado violencia entre sus padres. En el 54,3% de los casos, el padre fue el único perpetrador; en el 37,5% de los casos, la violencia entre los padres fue recíproca; y en el 3,4% de los casos, la madre fue la única perpetradora. (Irán, 2009)
Es obvio que la situación es con mucho la peor. La mitad de las parejas solamente sufren violencia por parte del hombre. Pero en la otra mitad la violencia es compartida e incluso hay algunos coránicos que soportan estoicos la violencia unidireccional de sus, supongo, veladas mujeres. Claro quesiempre podrá ponerse todo en entredicho porque el régimen es el régimen, aunque los que han realizado el informe demuestran que saben con quien se la juegan y preguntan a los hijos -terceras partes- sobre la violencia observada. Si estamos tan nerviosos porque saben hacer bombas nucleares no sería lógico pensar que son incapaces de hacer un estudio sociológico como dios manda -o Alá, no se me enfaden-.

 Y volvemos a la Bahía del Hudson
49. Commission Versus Receipt of Violence During Pregnancy: Associations With Substance Abuse Variables (Golfo K. Tzilos, Emily R. Grekin, Jessica R. Beatty, Sara K. Chase y Steven J. Ondersma) (Journal of Interpersonal Violence, 2009, doi:10.1177/0886260509354507) - Estudio basado en una muestra inicial de 78 mujeres embarazadas, pacientes de una unidad de cuidados prenatales. De ellas, 5 declararon niveles similares de perpetración y recepción de violencia y fueron descartadas del estudio para análisis ulteriores. De las 73 restantes, el 47% declaró mayores niveles de perpetración que de recepción de violencia, y el 14% declaró mayores niveles de recepción que de perpetración de violencia. En general los actos de violencia física fueron leves (empujar o agarrar) y sólo el 8% de los casos fueron graves (pegar o usar armas). (Estados Unidos, 2009)
50.  Gender Differences in Partner Violence in Context: Deconstructing Johnson’s (2001) Control- Based Typology of Violent Couples (Jody M. Ross y Julia C. Babcock) (Journal of Aggression, Maltreatment & Trauma, 2009, vol. 18, págs. 604–622) - Estudio basado en una muestra de 281 parejas casadas o en situación equiparable al matrimonio que, en sesiones de unas tres horas por pareja, rellenaron por separado una serie de cuestionarios y participaron después en un debate en común. En la preselección de la muestra, relacionada con otro estudio de mayor amplitud, se aplicó el criterio de que la mujer hubiera declarado previamente insatisfacción o victimización en la pareja, lo que, según los autores, "pudo limitar el número de parejas en las que la mujer fuese perpetradora en exclusiva o de violencia grave". En conjunto, las mujeres perpetraron más actos violentos y un número similar de actos de control que sus parejas masculinas, y mostraron más hostilidad que los hombres durante el debate en común. Aunque la selección de la muestra se basó en la insatisfacción o victimización de la mujer, el 12% de las mujeres se declararon perpetradoras únicas en la pareja, mientras que el 16,5% declararon que el hombre era el único agresor. En cambio, el 11% de los hombres declararon que la mujer era la única agresora en la pareja, mientras que el 9% declararon que el hombre era el único agresor. Por último, el 2,5% de las mujeres sufrieron lesiones, en comparación con el 2,2% de los hombres (respuestas cruzadas, cuadro 2). (Estados Unidos, 2009)

Peregrinos en Tierra Santa. Ojo el estudio incluye población hebreea y árabe, que para esto no debe funcionar el segregacionismo sionista en Israel.
51. The Nature and Correlates of Dating Violence among Jewish and Arab Youths in Israel (Moshe Sherer) (Journal of Family Violence (2009) 24:11–26) - Estudio basado en una muestra de 1.357 jóvenes (640 judíos y 717 árabes) que arrojó los siguientes resultados sobre violencia de pareja: el 42,3% de los hombres y el 26,4% de las mujeres recibieron amenazas; el 35,3% de los hombres y el 13,3% de las mujeres sufrieron abusos de relación (malediciencia, rumores negativos, etc.); el 41,4% de los hombres y el 32,8% de las mujeres sufrieron violencia física; el 46,4% de los hombres y el 21,7% de las mujeres sufrieron abusos sexuales; y el 88,9% de los hombres y el 86,7% de las mujeres sufrieron abusos verbales. (Israel, 2009)

De nuevo por las tierras del Oeste
52.Sex Differences in Intimate Partner Violence and the Use of Coercive Control as a Motivational Factor for Intimate Partner Violence (Marieh Tanha, Connie J. A. Beck, Aurelio José Figueredo y Chitra Raghavan) (Journal of Interpersonal Violence, 2009, DOI: 10.1177/0886260509354501) – Estudio basado en las declaraciones de 762 parejas participantes en un programa de mediación en el marco de sus procesos judiciales de divorcio. Aunque los autores insisten en que los hombres perpetraron más violencia, los datos no difieren sustancialemente en función del sexo. Durante los 12 meses anteriores a la aplicación del cuestionario, las mujeres sufrieron el 20,8% del maltrato píquico y el 2,9% del maltrato físico, mientras que en el caso de los hombres, los porcentajes relativos a ambos tipos de maltrato fueron del 17,2% y del 2,8%, respectivamente.(Estados Unidos, 2009)
53.  Patterns of Intimate Partner Violence Victimization from Adolescence to Young Adulthood in a Nationally Representative Sample (Carolyn Tucker Halpern, Aubrey L. Spriggs, Sandra L. Martin y Lawrence L. Kupper) (Journal of Adolescent Health 45 (2009) 508–516) – Estudio basado en los datos del National Longitudinal Study of Adolescent Health, instrumento longitudinal aplicado a 4.134 individuos de edades comprendidas entre los 13 y los 23 años en tres fases que abarcaron un intervalo de seis años (1995-2001). En cada una de esas fases, los porcentajes de violencia global sufrida a manos de sus parejas fueron ligeramente superiores para las mujeres (9,1%, 27,4% y 7,8%) que para los hombres (7,3%, 21,8% y 6,6%). Esos porcentajes abarcan tanto la violencia física como determinados tipos de violencia psíquica, incluida la insistencia en mantener relaciones sexuales. (Estados Unidos, 2009)
54. Bidirectional Partner Violence Among Homeless Young Adults: Risk Factors and Outcomes (Kimberly A. Tyler, Lisa A. Melander y HarmoniJoie Noel) (Journal of Interpersonal Violence, 2009, vol. 24, nº 6, págs. 1014-1035) - Datos procedentes del Homeless Young Adult Project (HYAP), aplicado en tres ciudades (Des Moines (IA), Omaha y Lincoln (NE)) de los Estados Unidos, correspondientes a 166 jóvenes adultos (19-26 años, 40% de mujeres) con antecedentes de vagabundeo y vida sin hogar. Si se cruzan las declaraciones de ambos sexos, las tasas de perpetración de violencia de pareja son más altas en las mujeres (72%) que en los hombres (64%), con niveles similares de agresiones graves en mujeres (17%) y hombres (18,5%). (Estados Unidos, 2009)

Por si no nos había quedado claro lo del Lejano Oriente
55. Exposure to Family Violence in Childhood and Intimate Partner Perpetration or Victimization in Adulthood: Exploring Intergenerational Transmission in Urban Thailand (Kent R. Kerley, Xiaohe Xu, Bangon Sirisunyaluck y Joseph M. Alley) (Journal of Family Violence, 2009, DOI 10.1007/s10896-009-9295-7) – Estudio basado en una muestra de 816 mujeres (de una edad media de 39 años) para determinar la influencia de los antecedentes familiares en los actuales niveles de violencia perpetrada y sufrida en la pareja. El período abarcado fueron los doce meses inmediatamente anteriores a la aplicación de la encuesta. Las mujeres entrevistadas se declararon perpetradoras en porcentajes del 66,33% para la violencia psicológica y del 39,60% para la violencia física; y víctimas en porcentajes del 62,67% para la violencia psicológica y del 34,80% para la violencia física. (Tailandia, 2009)
Más de lo mismo para ir acabando
56.Physical and sexual intimate partner violence and reported serious psychological distress in the 2007 BRFSS (Valerie J. Edwards, Michele C. Black, Satvinder Dhingra, Lela McKnight Eily, Geraldine S. Perry) (International Journal of Public Health, vol. 54 (2009) S37–S42) – Estudio basado en los datos del 2007 Behavioral Risk Factor Surveillance System (BRFSS), correspondientes a tres estados de los EE.UU. y una muestra global de 5.985 hombres y 9.335 mujeres. Las preguntas sobre violencia en la pareja se refieren a toda la vida, y arrojan porcentajes mucho más elevados de victimización total en las mujeres (19,9%) que en los hombres (10,9%). En cambio, si se excluyen los abusos sexuales, los porcentajes de victimización por violencia exclusivamente física son similares en las mujeres (9,4%) y los hombres (7,8%). (Estados Unidos, 2009)
57.  Gender Variation in Partner Abuse: Findings From a Conservative Christian Denomination (René D. Drumm, Marciana Popescu and Matt L. Riggs) (Affilia 2009; 24; 56) – Estudio basado en una muestra de 1.431 fieles de una confesión cristiana conservadora, correspondientes a 48 centros parroquiales del noroeste de los Estados Unidos. El estudio fue supervisado por especialistas de la Universidad de Andrews. Se encuestó a personas de todas las edades, con participación mayoritariamente femenina (61%) y se evaluaron los porcentajes de violencia de pareja sufrida lo largo de toda la vida. Las mujeres declararon porcentajes globales de victimización por violencia física del 33,8%; y los hombres, del 20,1%. (Estados Unidos, 2009)

Y acabamos entonando el God Save the Queen
58. Partner exploitation and violence in teenage intimate relationships (Christine Barter, Melanie McCarry, David Berridge y Kathy Evans) (Universidad de Bristol y NSPCC) – Estudio basado en una muestra de 1.353 jóvenes (680 chicas y 669 chicos), que declararon niveles similares de perpetración y victimización por violencia de pareja. El 25% de las chicas y el 18% de los chicos declararon haber sufrido algún tipo de violencia física a manos de su pareja; el 11% de las chicas y el 4% de los chicos declararon que esa violencia fue grave. En cambio, el 25% de las chicas y el 8% de los chicos se declararon perpetradores de violencia física contra sus parejas; el 5% de las chicas y el 2% de los chicos declararon que esa violencia fue grave. (Reino Unido, 2009)

Y con todo esto las habrá que mañana seguiran diciendo que solamente sufre la mujer,l que el principal mal del mundo es la violencia contra las mujeres y que el odioso varón es el perpetrador de todas las agresiones familiares y por eso se justifica el recurso a leyes y legislaciones que se sitúan en el borde interno del fascismo.
Solamente nos queda mover esta lista por todas las páginas femnistas, postfeministas y radicales que se nos ocurran a ver si les da por leerla un día que se levanten con ánimo de leer algo diferente que su diario íntimo en le que han relatado todas las horribles agresiones machistas que han sufrido a lo largo de su vida -sin cruzarlo con el de lossupuestosagresores, por supuesto- y que las reafirman jornada tras jornada en su pervertida visión del mundo y de la realidad.
Yo voy a hacerlo. A ver qué pasa.
Gracias al autor de "Bajo la luz del Celemín" Javier  Álvarez Deca por tomarse el esfuerzo de recopilar todo este material y mucho más en su obra.

No hay comentarios:

Lo pensado y lo escrito

Real Time Analytics